Noticias

II Encuentro Planeta Vial
11
Oct

PREVENCIÓN Y CONCIENCIACIÓN, RETOS INMEDIATOS DE LA SEGURIDAD VIAL EN ESPAÑA

“Nos enfrentamos a una verdad incómoda”. A pesar de la buena noticia que ha supuesto en los últimos 15 años la drástica reducción del número de víctimas mortales al volante, esta tónica favorable experimentará un giro en 2016. Según las previsiones de la plataforma Ponle Freno, el número de muertes en accidentes de tráfico repuntará nuevamente “en torno a un 7%”, volviendo a superarse las 1.800 personas fallecidas en nuestras carreteras.

Por este motivo, y con el fin de contribuir a que la tendencia de años anteriores continúe con su cariz descendente, Planeta Vial pretende convertirse después de su primera edición celebrada el pasado día 6 de octubre en Barcelona en el foro de referencia en el ámbito de la seguridad vial en España.

“Con evitar un solo accidente, estas jornadas ya serían un éxito”, manifestó la presidenta de Prisma Publicaciones, Laura Falcó Lara, durante la inauguración del Encuentro en la que también participaron entre otras personalidades el presidente del Grupo Planeta, José Creuheras, y su homólogo en Abertis, Salvador Alemany.

A través de su Fundación, la multinacional líder en la gestión de autopistas e infraestructuras ejerció como anfitriona de esta primera edición de Planeta Vial. Por el auditorio Leonardo da Vinci de su sede barcelonesa desfilaron durante toda la jornada una veintena de expertos en seguridad vial pertenecientes a sectores tan variados como los de la automoción, la logística, los seguros y los medios de comunicación; así como asociaciones de víctimas, instituciones como la DGT y Trànsit, entidades como el RACC y plataformas ciudadanas como Ponle Freno.

“Es un honor recibir un evento de este tipo”, aseguró Alemany en su discurso de bienvenida, en el que se encargó de subrayar el compromiso de Abertis para hacer de nuestras carreteras un lugar más seguro. Por eso, “no es de extrañar que en una compañía donde lo fundamental son las autopistas, nuestra responsabilidad social se vincule a la seguridad vial y la conciencia medioambiental”, reconoció.

MÁS ALLÁ DE LOS TÓPICOS

Los accidentes de tráfico son una de las diez primeras causas de mortalidad en todo el mundo. Por este motivo, desde la Dirección General de Tráfico y el Servei Català de Trànsit se vienen esforzando desde hace décadas en que mensajes tan recurridos como el de que “la seguridad vial es cosa de todos” calen en la población.

Sin embargo, y tal y como quedó claro en este I Encuentro Planeta Vial, hacerse con un hueco en el subconsciente de conductores y peatones ya no es suficiente. La concienciación social debe ir más allá, y enfocarse “hacia el conocimiento del aprendizaje vial a lo largo de la vida”, consideró el Secretario General de la DGT, Cristóbal Cremades.

Desde Trànsit, su responsable de educación y formación viaria, Maria Farnés de Cruz tiene claro que, a pesar de que la “obligatoriedad de la educación vial no nos hace ser más eficaces”, los esfuerzos deben ir destinados hacia “la concienciación de los jóvenes” y a que los mayores “puedan seguir aprendiendo”. “Tenemos que llegar a ellos”, añadió.

En este sentido, los medios de comunicación pueden desempeñar un rol importantísimo. “Trabajamos en informativos haciendo cobertura sobre este asunto, además de en radio, internet y redes sociales”, explicó Javier Bardají desde Atresmedia Televisión. El compromiso del grupo en los últimos años no solo ha obtenido resultados a través de su plataforma Ponle Freno, sino también en la “reducción de los tiempos de consecución de objetivos” y en el “aumento de la capacidad de presión” gracias a la puesta en funcionamiento de su Centro de Estudios de Seguridad Vial en colaboración con la Fundación AXA.

Tal y como explicó su director, Josep Alfonso, el Centro “concentra millones de datos, conclusiones y consejos como gestores de riesgos” que han permitido poner en funcionamiento hasta 14 investigaciones desde 2012.

EL ‘OTRO’ 7%

El objetivo, más allá del conocido ‘Cero Víctimas en 2020’ pasa según la subdirectora general de Abertis Infraestructuras por “reducir a la mitad el número de muertes en accidentes de tráfico en todo el mundo”. Para ello, y además de la concienciación social tan necesaria, la conservación de las carreteras y la renovación del parque automovilístico también son otros de los aspectos determinantes en la lucha contra este mal endémico. De hecho, y según la multinacional catalana, un 7% de los accidentes tienen lugar debido a causas ajenas al factor humano.

“Tenemos una crisis que ha producido que las carreteras no estén en las mejores condiciones por falta de presupuesto, y que mucha gente que debería cambiar de vehículo no lo está haciendo”, prosiguió también desde Abertis su director general de desarrollo industrial de infraestructuras, José Luis Giménez Sevilla. “No es suficiente con señalar un punto negro en la carretera, hay que corregirlo”.

Por este motivo, entidades como el Reial Automòbil Club de Catalunya ha firmado este mismo año un nuevo convenio con la Conselleria de Territori de la Generalitat para la implantación de la metodología iRAP.

Este revolucionario sistema permitirá, según palabras del director de la Fundació RACC, Miquel Nadal, “acomodar los errores humanos” con el fin de que, una vez identificados los puntos negros, fijar estándares para las carreteras que permitan asegurar los niveles mínimos de seguridad sin tener que llevar a cabo enormes dispendios en nuevas infraestructuras.

Además de la mala conservación o gestión de las carreteras, el estado del vehículo también puede convertirse en una trampa mortal para quien lo conduce. “Es una máquina mala, que permite que el usuario se equivoque. Ninguna otra es tan sensible a la distracción del usuario”, sostiene desde Trànsit su coordinador de movilidad y seguridad viaria, Óscar Llatje.

A la espera pues de la paulatina “democratización” de los grados de automatización en la conducción, empresas como Opel llevan décadas trabajando para conseguir que “un día no muy lejano, las víctimas sean una mala experiencia del pasado” gracias a las soluciones que ofrecen sistemas de conectividad como OnStar.

“El sistema realiza una labor preventiva diagnosticando el estado del vehículo; también se puede descargar un destino en el navegador previamente para evitar distracciones”, expuso su director general en España, Enrico de Lorenzi.

También desde Alemania, y sirviéndose de los datos que brinda el Programa GASPER de la Unión Europea, la firma de sillitas para bebés Britax Römer ha desarrollado una efectiva solución para reducir el impacto de las lesiones más frecuentes en los niños en caso de accidente: las lesiones de abdomen.

“Gracias a un cuarto anclaje, sencillo, poco costoso y similar a un arnés de entre pierna, se evita el desplazamiento hacia arriba del cinturón y le permite seguir sujetando la cadera”, asegura su representante en España, Matías Massó. El resultado: una reducción del 35% en las fuerzas sobre el abdomen de los ocupantes, que unido a otros sistemas de absorción de impactos a nivel frontal (almohadilla XP-Pad) y lateral (SICT) permitirá a los más pequeños viajar de una forma mucho más segura dentro de nuestros vehículos.

DE LA CONCIENCIACIÓN AL COMPROMISO

Desgraciadamente, y a pesar de los esfuerzos de autoridades, corporaciones y ciudadanos, la prevención sigue sin serlo todo. O al menos tal y como está percibida a nivel colectivo en la actualidad. Tal y como ha quedado reflejado en Planeta Vial, uno de los grandes errores de la sociedad española es limitar la prevención a un nivel primario, anterior al accidente. Sin embargo, ¿qué sucede con las víctimas? ¿Estamos preparados para que cualquier ciudadano pueda recibir una atención adecuada en los instantes clave que suceden a siniestro?

Desde el Institut Guttmann lo tienen claro: “España no está cumpliendo con la convención de personas con discapacidad de la ONU. Así no vamos bien”. De ahí que para su director gerente, Josep Maria Ramírez Ribas, sea necesario instaurar una previsión secundaria que garantice un trato experto a las víctimas en las mejores instalaciones y con los mejores especialistas. “Si no, estamos haciendo un fraude con esa persona, condenándola a vivir de manera inadecuada”, añadió.

Una vez recuperado de sus secuelas, el paciente se ve obligado muchas veces a enfrentarse a un entorno que no le permite llevar una vida como los demás. Por este motivo, según Ramírez Ribas es necesario implantar también una prevención terciaria, “una sociedad inclusiva, pensada para todos, que permita romper barreras mentales y físicas, y que luche por la equiparación de oportunidades”.

Definitivamente, y a pesar del testimonio positivo de uno de sus antiguos pacientes en la Guttmann, el piloto Isidre Esteve, la mesa redonda en la que participaron asociaciones de víctimas como AESLEME, PAT-APAT, Stop Accidentes y Dia-Fundtrafic denunció que las carencias del sistema están ahí, más presentes que nunca, en aspectos tan latentes como la reducción a seis meses de la atención psicológica, el pago de tasas en los atestados o el estancamiento en las indemnizaciones para lesionados leves. Otra verdad incómoda, tanto o más que el aumento de víctimas mortales en nuestras carreteras.

Sigue atento a la actualización del I Encuentro Planeta Vial con la galería de fotos, un segundo vídeo con los contenidos de cada mesa y las conclusiones finales. 

Escribe una respuesta