Noticias

II Encuentro Planeta Vial
18
Oct

PLANETA VIAL, EL MEJOR ESCAPARATE DEL COMPROMISO GENERAL CON LA SEGURIDAD VIAL

¿Cómo influir en la seguridad vial desde un despacho? Multinacionales de la talla de Abertis, AXA, Opel y Britax Römer respondieron el pasado 6 de octubre en el Encuentro Planeta Vial a la pregunta formulada por el presidente del Grupo Planeta, José Creuheras, durante la presentación de este primer foro de empresas e instituciones comprometidas con la seguridad vial.

El presidente de Abertis, Salvador Alemany, comenzó ejerciendo de anfitrión de la jornada celebrada en el auditorio Leonardo da Vinci de su sede barcelonesa presentando en nombre de su compañía iniciativas como ‘Aventura en la Autopista’ – la jornada puesta en marcha para “la sensibilización y difusión de conductas sobre todo en las escuelas”- o el convenio firmado por su Fundación y el Institut Guttmann para desarrollar “acciones concretas, como por ejemplo, en la salida de las discotecas”.

Además de estas aportaciones, pensadas con el objetivo de incrementar el peso de la educación vial en las escuelas, la investigación y concienciación a todos los niveles suponen dos de las principales preocupaciones de la multinacional líder en gestión de autopistas e infraestructuras.

“La seguridad vial empieza por el diseño. Sin mantenimiento preventivo ni innovación en la gestión y conservación de la infraestructura no hay posibilidades de conseguir el objetivo de cero fallecidos”, añadió su director general de Desarrollo Industrial de Infraestructuras, José Luis Giménez Sevilla, para quien “no es suficiente con señalar un punto negro en la carretera, también hay que corregirlo”.

En este sentido, los esfuerzos de la plataforma Ponle Freno para “cambiar las leyes y mejorar la seguridad vial en España” también han resultado de gran ayuda, tal y como expuso el director general de Atresmedia Televisión, Javier Bardají.

“Hemos conseguido muchas cosas, como el informe de tramos con puntos negros en nuestras carreteras. Algo que ni el Ministerio de Fomento ni el de Interior estaban dispuestos a hacer, porque les perjudicaba. En 2008, sin embargo, ambas carteras terminaron llevando a cabo “la señalización de los tramos de concentración de accidentes contribuyendo a un descenso de la siniestralidad en un 60%”.

Mientras, en Cataluña, el RACC ha firmado este mismo año un nuevo convenio con la Conselleria de Territori para la implantación de la metodología iRAP; un protocolo global de seguridad, que facilita la puesta en marcha de pequeñas medidas de gestión que contribuirán a la reducción de accidentes. “Medidas y contramedidas sencillas, que sabemos podrían contribuir a reducir la siniestralidad y las víctimas. Se inspecciona la red in situ, los datos se llevan al laboratorio, se valoran y clasifican las vías con estrellas, y el propio sistema nos permite sacar un listado de medidas ordenadas por ratio, coste y beneficio”, profundizó el director de la Fundació RACC, Miquel Nadal.

Estos dos ejemplos son solo una pequeña muestra de los múltiples beneficios en materia de seguridad vial que han surgido de la comunión entre las instituciones y el sector privado “Las administraciones tienen recursos para investigar más allá del alcance de los fabricantes”, manifestó Matías Massó, CEO de Britax Römer en España y Andorra.

Sin ir más lejos, los datos obtenidos a partir del programa GASPER financiado por la Unión Europea han permitido al fabricante alemán de sillitas de bebé idear soluciones como el cuarto anclaje que reduce hasta en un 35% las fuerzas sobre el abdomen. “El cambio radical social frente a la seguridad pasiva, con la generalización del casco y del cinturón, ha tenido lugar gracias a que las administraciones lo han hecho posible”, coincidió en este sentido el coordinador de movilidad y seguridad viaria de Trànsit, Òscar Llatje.

CARRETERAS Y COCHES CADA VEZ MÁS INTELIGENTES

En sus ya más de ocho años de existencia, otra de las medidas impulsadas desde Ponle Freno ha sido la redacción del Manifiesto 2020 Cero Víctimas, que busca la adhesión voluntaria de personas, entidades y organizaciones gubernamentales para emprender acciones y fomentar actitudes seguras en materia de seguridad vial que estén dirigidas a conseguir la visión “cero víctimas”.

A través de su fundación, la aseguradora AXA fue la primera empresa en sumarse a esta iniciativa lanzando un nuevo programa de seguridad vial laboral con el que concienciar a todos sus empleados sobre los riesgos de la carretera, impulsando un programa de voluntariado y, sobre todo, fomentando la buena educación vial y la convivencia de conductores, peatones, ciclistas y motoristas mediante el Centro de Estudios de Seguridad Vial Ponle Freno-AXA.

Según expuso el director de la Fundación AXA, Josep Alfonso, “el Centro de Estudios de Seguridad Vial Ponle Freno-AXA concentra millones de datos, conclusiones y consejos como gestores de riesgos en tres grandes ámbitos: investigación, sensibilización y prevención”.

Desde 2012, el Centro ha realizado catorce investigaciones en materias tan diversas como las zonas de atropellos y sus consecuencias entre los peatones, las lesiones de los motoristas en verano y la incidencia de no usar el equipamiento adecuado, la distancia de seguridad de los coches en el momento del adelantamiento a ciclistas, el grado de conocimiento del reglamento de los usuarios de bicicleta, el latigazo cervical, las averías, los accidentes con animales, la relación entre edad del vehículo y del conductor.

Para la Dirección General de Tráfico, este último aspecto resulta de vital importancia a la hora de hacer que los coches sean mucho más seguros, según reconoció Cristóbal Cremades. “La meta es rejuvenecer el parque español de automóviles”. Un reto que, en palabras del filósofo Mike Rosenberg, también encierra una trampa: “Tenemos coches cada vez más potentes pero también ganas de ser más libres. A pesar de las comodidades cada vez mayores en la conducción y la presencia de más sensores, el conductor tiene que ser consciente de que él sigue estando al mando de la máquina”.

“En 2014, sólo el 22% de los coches tenía un sistema que permitía estar conectado con el exterior del habitáculo, hoy en día es el 40% y se estima que será del 65% en 2019”, detalló a continuación el director general de Opel España, Enrico di Lorenzo, en la presentación del sistema de conectividad OnStar, del que ya disfrutan más de 35.000 vehículos en España, y un millón y medio en todo el mundo.

“Buscamos democratizar soluciones de alta tecnología e integrar estas innovaciones en nuestros modelos para que un grupo cada vez más amplio de clientes puedan disfrutarlas”, detalló. “Ante la posibilidad de sufrir un accidente de tráfico disponemos de varios sistemas para que los daños sean menores sobre el ocupante. El sistema hace además una labor preventiva diagnosticando el estado del vehículo, y también se puede descargar un destino en el navegador previamente para evitar distracciones. Ofrece una ayuda personalizada a cada conductor”.

EL COMPROMISO COMIENZA POR UNO MISMO

Más allá del estado y de las posibles innovaciones en el vehículo y las carreteras, el secretario general de la Dirección General de Tráfico, Cristóbal Cremades, puso el acento en la incidencia del alcohol y las drogas como “factor de riesgo” en la seguridad vial.

“Tenemos un problema grave en España: el 30% de conductores lo hacen habiendo consumido alcohol. Además, tenemos problemas con el cannabis y la cocaína. Su consumo ha repuntado, pero lideramos la lucha contra las drogas al volante. De hecho, Naciones Unidas nos pone como ejemplo de buenas prácticas”, declaró antes de sentenciar que “los controles de drogas deben ser tan comunes en la carretera como el control de alcohol”.

Un buen ejemplo de actuación en la persecución del consumo de alcohol y drogas al volante se sitúa en el Port de Barcelona. Durante la presentación del plan de movilidad de la autoridad portuaria de la capital catalana, su director de Recursos Sanitarios y Prevención de Riesgos Laborales, Narciso Amigó de Bonet, presentó en sociedad el Proyecto TAC & Cia (tabaco, alcohol, cocaína y compañía), con el que desde 1992 se busca la detección de las problemáticas relacionadas con el consumo de drogas en la Comunidad Logística del puerto. “Colaboramos con la Dirección General de Drogodependencia, pero los recursos los ponemos nosotros”, lamentó.

Nuevamente desde Abertis, su director general de Desarrollo Industrial de Infraestructuras, Giménez Sevilla, puntualizó que el envejecimiento de la sociedad y las medicaciones también “son un efecto social y nos pueden limitar a la hora de conducir”. “Las sociedades envejecemos y tomamos más medicamentos que nos pueden producir efectos secundarios”, explicó.

Para el Servei Català de Trànsit, “debemos analizar por qué se consumen ese alcohol y esas drogas y se cometen esos excesos que conllevan un peligro para los conductores”, aseguró Maria Farnès de Cruz. “El mundo de la seguridad vial también tiene que evolucionar y mostrar quién es competente y quién incompetente. No todos los conductores valoran el riesgo de la misma manera”, añadió su responsable de Educación y Formación Viaria.

“No vamos a retirar el carné al 50% de la población que toma psicofármacos”, argumentó en la misma línea el director gerente del Institut Guttmann, Josep Maria Ramírez Ribas: “Hemos de enfocar este problema de otra manera”.

De hecho, y en colaboración con la universidad de Harvard, el hospital barcelonés de neurorehabilitación está desarrollando “programas de entrenamiento de las funciones cognitivas específicas necesarias para la conducción”. Algunos estados como California, de hecho, ya se han puesto en práctica esta terapia que, por ejemplo, “puede permitir que los mayores de 60 años que se sometan a ellas obtengan una bonificación por parte de su aseguradora”.

“Vamos a tener coches y carreteras inteligentes. Pero, ¿y las personas?”, se preguntó Ramírez Ribas. Lamentablemente, y a pesar de los esfuerzos de autoridades, corporaciones y ciudadanos, la prevención sigue sin serlo todo. “Tenemos una deuda con las víctimas, y debemos dar respuesta a sus necesidades”, opinó desde Trànsit su directora Eugènia Domènech.

Teniendo en cuenta que uno de los grandes errores de la sociedad española es la limitación de la prevención a un nivel primario, anterior al accidente, Planeta Vial quiso reunir a cuatro de las principales asociaciones de víctimas de nuestro país para que ofreciesen su punto de vista al respecto.

“Las consecuencias del accidente son mucho más graves que lo que muestra un simple anuncio”, argumentó desde la asociación estatal de víctimas de accidentes DIA y FUNDTRAFIC, su presidente Francisco Canes, para quien la “concienciación vial no se debe hacer desde un punto de vista dramático”. “Es muy difícil medir los resultados de la educación”, prosiguió desde AESLEME su directora Mar Cogollos. “Nosotros hemos apostado por llegar al niño, al joven, al maduro… Si a lo largo de toda tu vida recibes educación y pinceladas de seguridad vial, y entiendes los riesgos y consecuencias de los accidentes, puedes evitarlos”.

Por su parte, las directoras de PAT-APAT y Stop Accidents Catalunya, Yolanda Domènech y Marilina Ferrer coincidieron en denunciar algunas de las carencias del sistema a la hora de hacer frente a las necesidades de las víctimas.

“No se puede hacer negocio con las víctimas. Tienen todo el derecho y la necesidad a saber la verdad, es imprescindible una investigación exhaustiva que siga los estándares que aseguren un atestado correcto y determinante a la hora del juicio; también una justicia rápida”, manifestó Domènech.

“La atención psicológica se ha reducido a seis meses, que es un tiempo absolutamente insuficiente. No se puede seguir poniendo trabas a las víctimas de un siniestro como el pago de tasas. Es necesaria la creación de una comisión de seguimiento de baremos como las indemnizaciones para lesionados leves, que están congeladas”, denunció por su parte Ferrer.

Acto seguido, y como colofón Isidre Esteve profundizó en algunos de los sistemas de seguridad implantados en competiciones como el Dakar.

“No hay que olvidar que este tipo de pruebas nos ayudan a hacer más seguros nuestros utilitarios, a desarrollar sistemas de seguridad. Al final, todos competimos, la vida es una competición, y al final los accidentes en ambos mundos no los provocan factores distintos. Es un tema de educación al volante, hay que tener más en cuenta nuestras capacidades y limitaciones”, puntualizó tras desvelar su fórmula personal que le ha permitido superar su trance.

“El gran triunfo es normalizar todo. Seguir haciendo lo que a uno más le gusta. En mi caso, hago más cosas que antes gracias a mi entorno”, explicó el piloto de raids. Un mensaje de optimismo para poner el broche a una intensa jornada de ponencias y mesas redondas, que pretende consolidarse como foro de referencia en una materia que puede y debe seguir contribuyendo a salvar más vidas en nuestras ciudades y carreteras.

Ver la galería de imágenes del I Encuentro Planeta Vial

 

Escribe una respuesta